ACCESSIBILITY

Férulas dentales

Las férulas dentales, también conocidas como protectores deportivos o protectores atléticos para la boca, son elementos esenciales para los niños que participan en actividades recreativas o deportivas donde potencialmente pueden sufrir una lesión. Al ajustarse sobre los dientes superiores, los protectores bucales protegen toda la región oral de lesiones traumáticas, preservando el aspecto estético y la salud de la sonrisa. Asimismo, en ocasiones los protectores bucales se usan para prevenir daños a los dientes en niños que rechinan los dientes (bruxan) durante la noche.

La Academia Estadounidense de Odontología (AAPD) en particular, defiende el uso de protecciones bucales odontológicas durante actividades deportivas o recreativas. La mayoría de los protectores bucales de venta comercial cuestan menos de diez dólares, por lo que son una inversión perfecta para los padres.

¿Cómo pueden proteger a mi hijo los protectores bucales?

La mayoría de las organizaciones deportivas ahora requieren que los participantes usen habitualmente protectores bucales. Aunque los protectores bucales están destinados principalmente a proteger los dientes, también pueden reducir ampliamente el grado de fuerza transmitida desde el punto de impacto de un golpe (mandíbula) al sistema nervioso central (base del cerebro). De esta forma, los protectores bucales ayudan a minimizar el riesgo de lesión cerebral traumática, que es especialmente importante para los niños más pequeños.

Los protectores bucales también reducen la prevalencia de las siguientes lesiones:

  • Lesiones en las mejillas
  • Contusiones
  • Lesiones en las encías y los tejidos blandos
  • Fracturas de mandíbula
  • Lesiones en los labios
  • Lesiones en el cuello
  • Lesiones en la lengua
  • Fracturas de dientes

¿Qué tipo de protector bucal debo comprar para mi hijo?

Aunque literalmente hay miles de marcas de protectores bucales, la mayoría de las marcas se pueden clasificar en tres categorías principales: protectores bucales estándar, protectores bucales del tipo “hervir y morder” y protectores bucales personalizados.

Algunos puntos a considerar al elegir un protector bucal incluyen:

  • ¿Con cuánto dinero se cuenta para gastar?
  • ¿Con qué frecuencia el niño practica deportes?
  • ¿Qué tipo de deporte practica el niño? (el básquetbol y el béisbol tienden a causar la mayoría de las lesiones orales)

De acuerdo con estas consideraciones, incluimos una descripción de las ventajas y desventajas de cada tipo de protector bucal:

Protectores bucales estándar: estos protectores bucales pueden comprarse directamente en una tienda y colocarse de inmediato en la boca del niño. El calce es universal (tamaño único), lo que significa que el protector bucal no se ajusta. Los protectores bucales estándar son muy económicos, fáciles de colocar y se encuentran rápidamente en tiendas de productos deportivos. Los odontólogos pediátricos recomiendan menos este tipo de protector bucal, ya que ofrecen una protección bucal mínima, obstruyen la respiración apropiada y el habla y tienden a ser incómodos.

Protectores del tipo “hervir y morder”: estos protectores bucales usualmente se fabrican de termoplástico y se encuentran fácilmente en la mayoría de las tiendas de artículos deportivos. En primer lugar, el termoplástico debe sumergirse en agua caliente para que se pueda moldear, y luego debe presionarse contra los dientes del niño para crear un molde personalizado. Los protectores para moldear son levemente más costosos que los protectores bucales estándar, pero tienden a ofrecer más protección, sentirse más cómodos en la boca y permiten una fácil producción del habla y la respiración.

Protectores bucales personalizados: estos protectores bucales ofrecen el mayor grado de protección, y son fabricados a medida por el odontólogo. Primero el odontólogo crea una impresión de los dientes del niño usando material especial, y luego el protector se construye sobre el molde. Los protectores bucales personalizados son más costosos y llevan más tiempo para ajustar, pero son más cómodos, correctos a nivel de ortodoncia y totalmente aprobados por el odontólogo.

Si tiene dudas o inquietudes acerca de la elección de un protector bucal para su hijo, contacte a su odontólogo pediátrico.

Testimonials

View More